marzo 23, 2012

El regreso de Community

 

El internet puede dar la ilusión de que a todos nos gusta todo. No hace falta más que unos minutos en blogs y periódicos para descubrir que Community es una de las series más queridas y admiradas de los televidentes y críticos. Esto no es fortuito: Community se ha hecho de un gran nicho por ser homenaje, parodia, crítica y parte de la cultura pop. La evolución de la serie creada por Dan Harmon es abismal. Pasó de ser una serie con una premisa bastante normal y común, el renegado que llega a un lugar donde no quiere estar, a una serie donde las historias del grupo no giran en torno a Jeff Winger (Joel McHale), el egocéntrico y, aparente, personaje principal.

Los rumores de cancelación se hicieron cada vez más fuertes y,  de pronto, la NBC decidió darle vacaciones indefinidas. No sabemos si fue el apoyo de los fans cibernéticos o la presión de los ejecutivos, lo cierto es que el paro no duró mucho y, hace unos días, Community regresó, sin importar que las probabilidades de una cancelación definitiva al final de temporada sean realmente altas.

Community había tratado líneas y personajes que salían de su premisa principal (la historia de amor entre Jeff y Brita, la vida universitaria, etc.) y, en la mayoría de los casos, los episodios se volvieron en verdaderas joyas metatelevisivas, homenajes y parodias del cine de género y brillantes cambios narrativos (ejemplos sobran: “Abed’s Uncontrollable Christmas”, “Remedial Chaos Theory”, “Documentary Filmmaking: Redux”). Uno pensaría que el regreso de Community debería ser una obra maestra que demuestre ser capaz de sostenerse por sí sola, sin embargo, “Urban Matrimony and the Sandwich Arts” es uno de los episodios más flojos de toda la serie.

La trama se enfoca en la boda del personaje menos interesante y más aburrido de Community y una aparente boda. El episodio juega con los conceptos del melodrama más ridículo y soso, las situaciones sin sentido parecen más ridículas que parodias y, por si fuera poco, todo parece un relleno insoportable. Una burla de sí misma que no ayuda a la causa. Por fortuna siempre contamos con Abed (interpretado de manera magistral por Danny Pudi), pero la serie no puede ser un one-person show.

Al final del episodio 500 de The Simpsons, justo antes de dar paso a los créditos, la pantalla se volvió negra y apareció un mensaje pidiéndole al televidente  que “[salga] por un poco de aire fresco antes de que entres a internet y digas lo malo que fue” (y qué malo). Lo contrario debería aplicarse a Community. -Joaquín Guillén Márquez (@joaguimar)

Te recomendamos:

Un comentario a “El regreso de Community”


  1. Pia Torres

    Los personajes son la onda y diré que es una serie muy prometedora que desde sus inicios dejó una buen impresión en el espectador, aunque se considera que no ha sido de las mejores pero en general tiene una trama muy atractiva.