septiembre 19, 2013

Olimpo bajo fuego

Mateo Aguilar
olympus-has-fallen

Olimpo bajo fuego (2013)
(Olympus has fallen)
Director: Antoine Fuqua
Género: Acción
Guionistas: Creighton Rothenberger y Katrin Benedikt
Actores: Gerard Butler, Aaron Eckhart y Morgan Freeman

Un par de advertencias para las personas que están planeando ir a ver Olimpo bajo fuego, o que están frente a la taquilla y no ven otra buena opción: Si tienen algún rencor contra Estados Unidos o simplemente les molestan los himnos a la superioridad moral del imperio norteamericano, no se acerquen ni a punta de pistola. Esta cinta de acción, que evoca la fórmula de Duro de matar (Die Hard, 1988), está repleta de pequeños discursos que enaltecen y remarcan la nobleza y el poder de Estados Unidos.

Otro asunto importante es no confundir esta cinta con La caída de la Casa Blanca (White House Down, 2013), dirigida por Roland Emmerich, porque  las dos tienen exactamente la misma trama, con variaciones menores aquí y allá. Hay una polémica en Hollywood de quién le robo a quién la idea de una película de acción en la que se invade la Casa Blanca, así que si están interesados en meterse a este debate vean las dos, pero si no les da curiosidad, pueden ver solo una y dar por terminado el tema.

La premisa principal del film está plasmada en el poster: Terroristas atacan la Casa Blanca y ponen en jaque a los Estados Unidos en un intento bien planeado para destruir al imperio norteamericano. Solo un exagente del Servicio Secreto (Gerard Butler) es lo suficientemente bueno para sobrevivir al ataque y salvar a su país.

Exceptuando unos minutos de paz al principio para presentar la historia semitrágica que une a los personajes, la película es una lluvia de balas y combate cuerpo a cuerpo de principio a fin, con momentos claves que van revelando un detalle o dos del plan maestro implementado por los terroristas para lograr sus objetivos malévolos. La trama no está mal armada, pero tampoco es muy compleja. También es cierto que no necesita ser muy elaborada para resultar entretenida. Sin embargo, a pesar del esfuerzo de toda la producción, la película nunca logra levantar la tensión lo suficiente para llegarle a los talones a grandes films de acción como, la ya mencionada, Duro de matar.

El problema central de esta cinta, y de casi todo el género de acción de la última década, es que casi todo lo que ocurre en pantalla, salvo las coreografías de combate, se ve falso. Los montajes de persecuciones en coche, combates aéreos, balaceras a gran escala, explosiones, demoliciones y destrucciones en general perdieron sustancia cuando llegaron los efectos visuales computarizados (Computer-generated imagery). En esta película un avión sobrevuela la ciudad de Washington enfrentando a aviones F-15 y destruyendo las defensas de la Casa Blanca y parece una caricatura. He visto impactos de bala más creíbles en videojuegos, Killzone es un buen ejemplo.

Algunos críticos cinematográficos han venido planteando que el género de acción está en peligro de extinción, que es muy caro y ya no hay héroes de la pantalla que metan gente al cine. Esta película hace pensar que es posible que tengan razón. Ya tiene mucho tiempo que no veo una gran cinta de acción al viejo estilo de los ochenta o los noventa, pero tengo la esperanza de que el género encuentre el camino de regreso a la cima porque siempre es divertido ver una buena pelea, un buen tiroteo y un poco de humor negro.

La película no es pésima y el ritmo acelerado de los sucesos te mantiene concentrado en la acción, en lugar de en los agujeros de la trama. Está bien para pasar una tarde de cine sin pensar demasiado.

 

International Movie Data Base: 6.5

Rotten Tomatoes: 47% Rotten

Metacritic: 41

Te recomendamos:

Un comentario a “Olimpo bajo fuego”


  1. Gabriel Jiménez.

    dices bien. Fuimos al cine a ver la de la casa blanca. Es un churro. Recomendable solo para gente que desea entretenerse sin el menor exigimiento de calidad en el argumento o actuaciones.